PacienteDiabetico.mx - Obesidad: Factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y diabetes
Inicio | Noticias | Nacional | Obesidad: Factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y diabetes

Obesidad: Factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y diabetes

Por
Obesidad: Factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y diabetes

La obesidad se ha convertido en una emergencia epidemiológica en México desde el 2016

 

Hoy día las enfermedades cardiovasculares y la diabetes son las dos principales causas de muerte en el país, por lo tanto, la obesidad es considerada una enfermedad mortal, ya que es el factor de riesgo más importante para padecerlas. Predispone también a padecer cáncer de mama, de endometrio y de ovario en las mujeres; cáncer de próstata y de colon en hombres; depresión, ansiedad, apnea del sueño, osteoartritis, etc.  

La Secretaría de Salud dictaminó en el 2016 que la obesidad es una emergencia epidemiológica. Ya era considerada una epidemia, y no sólo eso, una pandemia mundial, pero ahora en México ha alcanzado un nivel de emergencia.

Sobre esto, el Dr. Raúl Morín Zaragoza, Médico Cirujano egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM y Presidente Fundador de la Academia Mexicana para el Estudio de la Obesidad (AMEO), indica: “Es necesario un programa que lleve a cabo diversas acciones, como el aumento de consultorios de primer nivel de atención para el tratamiento integral de la obesidad, tanto en infraestructura como en preparación médica. Necesitamos consultorios para que los pacientes puedan ser atendidos, ya que la obesidad es considerada una entidad de primer nivel de atención. No tenemos hospitales de obesidad, ni institutos, ni servicios”.

De las 106 escuelas y facultades de medicina en México, de 2,800 a 3,500 horas que se estudian para recibirse de médico, se imparten sólo 3 horas de obesidad.

En palabras del Dr. Morín, se requiere aumentar la capacidad de conocimiento del gremio médico, y la forma de lograrlo es a través de educación médica continua, diplomados de primer, segundo y tercer nivel para adquirir estas destrezas y habilidades. Lo que no existe es la especialidad de obesidad como tronco de entrada, lo cual es característico de todo el continente americano, excepto Estados Unidos.

“El tratamiento debe ser integral: médico, psicólogo y nutriólogo, cuando menos. Las dos bases primarias del tratamiento son: la forma de alimentarnos y la forma de movernos. Cuando estas dos condiciones no son suficientes, la intervención farmacológica y quirúrgica son auxiliares. México tiene el portafolio más amplio de medicamentos contra la obesidad autorizado por la Secretaría de Salud y la COFEPRIS. Están controlados a través de médicos con receta controlada y la retiene el farmacéutico. El objetivo es evitar su abuso y su mal uso”, agrega Morín Zaragoza.

Si el paciente se acerca al médico general, se recomienda que éste tenga un diplomado en obesidad o nutrición. La Academia Mexicana para el Estudio de la Obesidad (AMEO), el Instituto Latinoamericano de Sobrepeso y Obesidad (ILSO), la Facultad de Medicina de la UNAM y el IPN tienen una oferta amplia de estos diplomados, avalados por la Institución de Enseñanza Superior. El paciente debe buscar a un médico de primer nivel de atención con un diplomado en obesidad, nutrición y/o metabolismo, eso avala que tiene la capacidad para la atención.

Una persona obesa llega a perder hasta 14 años de esperanza de vida. En el contexto económico, el costo de la obesidad es mayor que el terrorismo y que el tabaquismo. Si las personas detectan que tienen sobrepeso u obesidad, deben acudir a los servicios médicos de tratamiento, no automedicarse y considerar que la obesidad es una enfermedad incurable pero controlable.

En este Día Mundial de la Salud, se podría resumir que no es una ausencia de la enfermedad, es el bienestar biológico, psicológico y social, y se requiere de una urgencia de atención, principalmente médica.

Cifras de obesidad

  • A nivel mundial cada año mueren, como mínimo, 2.8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.
  • En 2016, más de 1900 millones de adultos tenían sobrepeso y más de 650 millones eran obesos.
  • En 2016, 41 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso en todo el mundo. La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. En comparación con los niños sin sobrepeso, tienen mayor probabilidad de convertirse en adultos obesos y de sufrir a más temprana edad diabetes y enfermedades cardiovasculares, que a su vez se asocian a un aumento de la probabilidad de muerte prematura y discapacidad.
  • Para frenar la epidemia mundial de obesidad es necesaria una estrategia poblacional, multidisciplinaria, multisectorial y adaptada al entorno cultural.

 

 

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

0